¿Todavía no estás Registrado?

Registrate, obtené importantes descuentos y beneficios en tus compras!

Ingresar

¿Olvidaste contraseña?
El Colo Bicicleterias
MGM
De mensajero a Campeon 5

Por Mario GARCÌA-

Fernando "El Colo" Amarillo tiene 33 años y aunque vive en Banfield trabaja en pleno microcentro porteño, donde regentea la bicicletería "El Colo", ya un icono de los pedalistas urbanos. Con él colaboran su padre Carlos (57 años) y su hermano Sebastián (35), además de cuatro mecánicos, un armador y una empleada administrativa. El local, en apariencia pequeño pero enorme por dentro, está ubicado en el corazón de la city financiera,swiss audemars piguet royal oak replica con frente a la calle Rivadavia 770, entre Maipú y Esmeralda, y suele estar atestado de ciclistas en espera de su reparación, al punto que en horarios pico puede haber largas colas de gente con sus bicis en la vereda propia y grupos de gente en espera de la reparación en la vereda de enfrente. ¡Un show urbano imperdible!

Un llamado del destino

Lo curioso de todo esto es que El Colo no era, al momento de instalarse en el lugar, ni comerciante ni experto en bicicletas, pese a lo cual hace cinco años tuvo el olfato necesario para descubrir que en ese oscuro rincón de la ciudad había una pequeña "mina de oro", o sea una necesidad insatisfecha. "Antes de esto -nos cuenta- era mensajero en moto. Mi hobby era la bicicleta, y de la nada se me ocurrió ver cómo era el tema de la bici acá en el centro. Y decidí que para tener un futuro iba a armar un taller chico de bicicletas y algo de motos, pero rápidamente opté totalmente por la bici, ya que en el tema de motos había mucha competencia y 'jugadas' raras que no me convenían."

Tomada la primera decisión de instalarse, lo primero fue buscar local: "Fue algo del destino. Un día iba con la moto, pasé por un local que tenía la persiana quebrada por la mitad, totalmente abandonado, y se me ocurrió averiguar de quién era. Había sido una casa de matafuegos y el local estaba destruido. Un edificio de 90 años, sin mantención, lleno de escombros, parches de cemento, no había replica watches instalación eléctrica, nada de nada. Al punto que cuando el dueño nos mandó a su secretaria para que nos mostrara el local, de entrada no nos quería dejar pasar de la vergüenza que le daba. El asunto es que limpió el local, sacó tres contenedores de basura y nos lo alquiló. Nos dio una gran mano. Era lo que yo buscaba, ya que un buen local en esta zona vale fortuna, y más en la circunstancia en que estábamos entonces, que empezábamos muy de abajo. Y el 7 de mayo de 2003 largamos." Arrancaron con nada, un estante y una compra de 400 pesos que le hicieron a Emilio Guato (mayorista de repuestos). Cartelito en la puerta y la clientela comenzó a caer. El propio Colo hacía mecánica, aunque rápida-mente debió incorporar otro mecánico. Poco a poco el boca a boca significó el gran impulso. "Hoy tenemos mucha clientela que viene recomendada por otros clientes." La city no parece un barrio, aunque en algún aspecto lo sea. Pero lo cierto es que El Colo no vive del barrio ni mucho menos: "Acá la gente viene de todos lados, de la provincia, de los barrios de la Capital, de todos lados, y también tenemos turistas extranjeros y mucha gente del interior. Y particularmente tenemos mucha gente que hace correo, mensajeros. Y atendemos al que viene con un 'carro' o al que baja una bicicleta del baúl de un Mercedes. Tenemos clientes de todo tipo. Es que como muchos que trabajan acá ven tanto movimiento, les llama la atención y se van sumando como clientes. Incluso a raíz de eso ahora estamos metiendo mucho en gama alta, que antes no teníamos."

El mundo de los mensajeros

Por años fue mensajero en moto en el centro y desde hace cinco años les presta servicios. Nadie como él conoce este ambiente de esforzados muchachos. Nos cuenta que "el laburo de mensajero en moto y en bicicleta es uno de los más jodidos que hay. Es muy sufrido estar en la lluvia, el frío, el calor, y no está bien pago. Para colmo se están robando muchas bicicletas en el centro. Pero tiene su lado bueno, ya que es un laburo independiente, en el que todo depende de uno. Depende de uno lo que quieras trabajar, lo que quieras ganar."

El Colo atiende 56 mensajerías del centro, aunque las bicicletas son siempre de los mensajeros, no de las agencias, salvo algunos pocos correos privados que le dan la bicicleta al mensajero. "Y entre esas bicicletas -cuen-ta- hay de todo. Las hay en pésimo estado pero también están las de los que les gusta trabajar bien y mantener su bicicleta en buenas condiciones. Hoy se ven muchas bicis buenas, digamos que promedio bicicletas de mil, dos mil pesos o más aun. El limitante es que muchos no se animan a armarse una buena bicicleta por el tema del robo."

Nos intrigaba saber cuánto ganan los mensajeros. El Colo nos lo aclara: "Hay mensajeros de mil pesos por mes, hay de mil quinientos y también hay quienes ganan tres mil. Hay mucha gente que tiene experiencia, que son mensajeros de años, de confianza, que están ligados a una empresa y que también ganan sus 'puchos'. 0 sea, tienen un sueldo fijo en una empresa y sus clientes aparte y van sumando. Pero aparte hay mensajeros buenos que están bien pagos."

Escuela de mecánicos

Todas las bicicleterías del país penan por conseguir buenos mecánicos de bicicletas. Le preguntamos cómo resuelve el intríngulis: "Es un tema. Desde cuando empecé, hace cinco años, habrán pasado 40 mecánicos. El tema del mecánico es muy jodido porque no hay. Los formamos nosotros. Vienen diciendo que trabajaron acá o allá y cuando le das la primera rueda para armar o centrar se quema todo, se terminan todas las referencias. Yo valoro mucho lo que está haciendo en este campo Diego Maldonado (redactor de Mecánica de Biciclub, que conduce la Escuela de Mecánica Exact-Biciclub) con sus cursos técnicos. Eso no te lo enseña nadie, porque en este gremio, si bien lo conozco hace poco, ya me di cuenta de que la información que sirve se oculta. Por eso valoro más lo de Maldonado, que gracias a él tenemos a alguien que forma buenos mecánicos. Yo mismo he hecho, cuando quise meterme en la gama alta, un curso con él." De hecho, pese a su modestia y a que se niega a admitirlo, El Colo mismo es un maestro de mecánicos. Cuenta incluso con un mecánico "estrella", Sergio, que junto a él se dedica a la mecánica más "fina" y técnica.

El armado a medida

La actividad principal de El Colo es obviamente la reparación. "Pero mi meta es hacer crecer el armado de bicis. Tratamos de armar la bicicleta a medida de la necesidad de cada cliente. Incluso en este momento estamos armando una bicicleta ideal para los mensajeros, que anda por los 800 pesos, y en la que volcamos toda nuestra experiencia en el tema. El mensajero necesita una bici que no lo deje nunca parado. Buenos rodamientos, buenos cambios, buenos frenos, cuadro de aluminio. Pero armamos de todo: viene un cliente, le preguntamos lo que está buscando y le armamos algo de acuerdo a sus necesidades."

Paralelamente, en una tarea a cargo de su hermano Sebastián, están armando una página web (www.bicicleteriaelcolo.com.ar) para la venta online de bicis y componentes. "Y la idea es en una segunda etapa que el cliente se arme la bicicleta a través de la página misma. Que elija el cuadro, la horquilla, las llantas, etcétera, presupuestársela y vendérsela. Tenemos muchos clientes de la provincia que nos han empujado a esto. Y finalmente tenemos un proyecto último, que es tener la marca propia. Ya estamos encarando eso." En este terreno, ya están armando una city bike de rodado 28 con cuadro todo terreno, una demanda muy insatisfecha en Argentina En El Colo también crece la gama alta. Actualmente venden Specialized, Scott y algunas marcas de componentes de primera línea, entre ellas Pro. El Colo no duda que esta gama se expandirá mucho, más que nada por la ubicación de su local.

Bicis en la ciudad

La gente de El Colo asegura que en estos cinco años que pasaron notan un crecimiento exponencial de la bicicleta en la ciudad, al punto que recientemente agrandaron su local: "Hay muchos laburantes en bici y mucha clase media que viene al centro a trabajar en la bici o que la tiene por hobby y la usa mucho. Es que el centro está colapsado de tránsito. Y el termómetro es nuestra guardería, donde hoy tenemos una 90 bicicletas." Valga aclarar que El Colo es la guardería más barata del centro, ya que cobran tres pesos por día o 25 pesos por mes, mientras que cualquier garaje no cobra menos de 10 por día y 50 mensuales.

Queda por saber cuál es la clave del éxito de El Colo. Ante la pregunta, interviene su hermano Sebastián: "Una de las cosas que yo percibo es que mi hermano tiene una personalidad muy particular y que eso le llega mucho a la gente. Viene alguien a comprar una bici y él lo lleva a pasear por todo el negocio y le muestra todas las posibi-lidades. Yo veo que en otras bicicleterías a la gente humilde no le dan bola, o le tardan tres horas en hacer un parche..., o ni siquiera se lo hacen. En cambio, acá si viene alguien a hacer una reparación y necesita sí o sí la bici, si no le hacemos el arreglo en el acto se le da otra bicicleta para que siga trabajando, sin previo conocimiento de quién es esa persona, sin saber dónde trabaja. Es un servicio que cuesta pero que trae mucho al negocio. Prestamos ruedas, lo que sea, el asunto es que la gente siempre tenga una bici rodando. Igual, la reparación, si se puede, en su mayoría se hace en el acto. Hay un cuerpo de mecánicos excelente."

"Y tenemos una política -añade El Colo-. Si vendemos o reparamos una bici y me vuelven con un eje o una manija rota, somos partidarios de perder un eje o una manija y no el cliente. Nuestra prioridad es mantener al cliente, por eso tenemos tantos."

Y remata: "Esta bicicletería se hizo muy de abajo todo a pulmón y honestamente. Por eso tenemos tanto trabajo. Quiero agradecerle a mi mamá Mónica, que está en el cielo, a Marcelo Pinto, de Karabitián, que me vendió cuando nadie creía en mí, y a Emilio Guato, que nos hizo dar los primeros pasos. Acá hacemos todo honestamente, buscamos solución a todo." Cuando me iba de

El Colo me quedó rondando Ia cabeza una única idea: Ser honesto es negocio.

________________________

info@bicicleteriaelcolo.com.ar Av. Rivadavia 770, Capital Federal BUENOS AIRES, ARGENTINA. (5411) 4342-3887

Todos los derechos reservados C 2009, 2010, 2011